Los flechazos existen, no es que lo sepa yo por propia experiencia, ¡ojalá! esa suerte no la he tenido. Nos lo cuenta Lidia en esta entrevista, una chica llena de alegría que la va repartiendo a su paso, la cual también la transmite a la cámara sin problemas. 

 

Lidia y al fondo la Alhambra de Granada.

¿Cuando fue la primera vez que viste a Aarón?

“La primera vez que lo ví, fue en la página de la asociación Amigos de los animales  , estuve mirando perros para adoptar uno. Yo quería un galgo. Ví una foto suya dónde contaban su triste historia. No me lo pensé y fui a por él.”

 

¿Cuál es el pasado de  Aarón antes de que llegases tú?

“A Aarón lo encontraron en el contenedor de basura, en la puerta de la asociación. En el refugio no lo paso nada bien, debido a que no consiguió adaptarse durante el año que estuvo allí. Tenía problemas de sociabilidad con otros perros. Me dijeron que se pasaba todo el día llorando en su esquina.”

 

 

 

 

 

Un primer plano de Aarón. Un galgo blanco y negro. 

¿Por qué querías adoptar un perro?

“Yo quería un perro porque siempre he convivido con ellos en casa. Al independizarme y estar un año entero sin su compañía, me sentía muy rara. Entonces empecé a mirar para adoptar.”

Derrumbando Mitos sobre los Galgos

La gente suele pensar que los galgos son perros de campo, que necesitan mucho espacio y ejercicio. Es cierto que necesitan correr, pero la realidad es que necesitan correr de forma explosiva, dan cuatro vueltas y ya está. “Son unos perros muy caseros; cuando estoy mucho rato con Aarón fuera en la calle, me llora para que sepa que quiere volver a casa. A los galgos yo les llamo los perros-gato, porque van de cama en cama. (Risas) Por cierto la cama que le compre  es visco elástica; es una raza sin apenas grasa, por lo tanto muy delgada y huesuda. A la mayoría de los galgos les resulta muy incómodo sentarse o tumbarse en el suelo directamente ya que se hacen daño con sus propios huesos. Si le dejas, se pasa el día durmiendo. Puede llegar a dormir hasta 18 horas al día. Es muy perezoso.”

 

¿Fue un flechazo?

“Pues sí. Fue un flechazo en toda regla, por parte de ambos. El día que lo ví por primera vez en la Asociación, había muchos perros. Allí tenían a tres Galgos, a dos de ellos se les veían muy felices, corriendo, saltando, jugando … Pero no pude evitar fijarme en Aarón: estaba solo en una esquina, sucio, le faltaba pelo, el cuerpo con heridas, extremadamente delgado y temblando. Evitaba incluso que se cruzarán nuestras miradas, por todo el miedo que tenía. Se notaba que no quería que nadie se acercase a él. Cuando ya me iba, él lo supo y se acerco a mí. Incluso a día de hoy que llevamos cuatro años juntos, es algo muy raro en él  que se acerque a un desconocido.”

 

“Al día siguiente no pude evitar ir otra vez a verlo a la asociación, mientras se iban agilizando todos los trámites de acogida. Me dejaron sacarlo a pasear, a la vuelta del paseo Aarón se escondió detrás de mis piernas y me miraba; sus ojos me decían <<¡No me dejes aquí!>>. Fue muy duro, pero tuve que dejarlo esa noche allí debido a que aún no tenía ni el chip ni estaba castrado.”

 

 

¿Qué importancia tiene para tí Aarón?

“Antes de pensar en hacer cualquier cosa, intento que sea algo que pueda hacer con Aarón. Si no puede ser con él y por alguna razón yo sé que Aarón no va a estar a gusto y tranquilo, yo abandono ese plan. Para mí: es mi hijo, es mi responsabilidad y es mi alegría.”

 

Sonrisas. Aarón es feliz al saber que ella está cerca.

 

¿Hay algo que harías diferente?

“La primera semana en la que Aarón vino a casa, yo me pedí las vacaciones. Pensé que era lo mejor para adaptarnos el uno al otro. Pero fue un error, al empezar a trabajar, a él le dio ansiedad por separación muy fuerte.”

¿Cómo lo solucionasteis?

“Aarón tenía varios problemas, no solo la ansiedad de la que os he hablado. Cuando lo sacaba a pasear, él creía que tenía que defenderme.  Era agresivo con otros perros, por el miedo que tenía y lo reflejaba atacando. Contacte con Sergio Teig, un educador canino de Granada. Sergio consiguió en  tres meses de trabajo con Aarón quitarle el miedo y que interactuara con otros perros sin problemas.”

 

 

“Conmigo siente adoración, pero solo conmigo.”

 

 

Aarón es un ejemplo de un perro que ha sido maltratado por sus antiguos dueños. Señales inequívocas son: desconfiar de los extraños y sentirse muy incómodo si alguien invade su espacio. Esto sumado a la soledad en la que estaba en el refugio y el no socializar indican que Aaron había sido maltratado. Es un perro precioso, dan ganas de acariciarlo nada más verlo. Pero en cuanto tu mano se acerca un poco, parece que Aarón tiene un polo magnético del mismo signo y no hay posibilidad de tocarlo, al menos yo lo vi muy claro. Sin embargo el lazo de unión con Lidia es indescriptible.

 


 

  • Los datos del Seprona son abrumadores, de todas las incidencias de perros robados denunciados en España, un  51%  son galgos de pura raza. Por desgracia cada denuncia implica el robo de 3 ó 4 galgos al mismo tiempo. Como dato, el 19 % de los perros que llegan a los refugios de las protectoras (bien por abandono, bien por pérdida) en España, son perros de raza, entre ellos galgos.
  • Según datos del Observatorio Fundación Affinity, un 13%  de los perros abandonados en España, se produce al finalizar la época de caza.

 


 

“Con mucho cariño, Con mucha mucha paciencia. He conseguido que supere conmigo sus miedos.

 

No quiero acabar está entrada con datos tan negativos. Os dejo una lista de los logros que ha ido consiguiendo Lidia con su querido Aarón.

He conseguido:

  • “Que nos bañemos en la playa juntos.”
  • “Salir a pasear a caballo y con Aarón al lado.”
  • “Que puedan venir personas a casa y que él este tranquilo.”
  • “Que acepte ser acariciado por desconocidos en la calle.”

 

Los galgos tienen la temperatura corporal más alta que ninguna otra raza de perro.

 

Muchas gracias a Lidia por dejarme contaros su historia con Aarón. ♥ Esta sesión de mascotas en Granada, ha sido muy especial y emotiva, sobre todo al conocer estás vivencias y superaciones que ella nos ha ido contando.

 

Vista desde el exterior de la reconstrucción de la muralla.

 

Datos de ubicación: Las fotografías, han sido realizadas en el entorno de la muralla nazarí reconstruida por el arquitecto Antonio Jimenez Torrecillas, ubicado en el cerro de San Miguel Alto. Como segunda localización nos desplazamos a unos terrenos abandonados en el Fargue. (Granada)

Modelos: Lidia & Aarón

Fotografías: © Patricia Chumillas Rodríguez. No usar sin mi consentimiento, Gracias.

Fecha: Junio 2017

 

  • ¿Te ha gustado la Historia de Aarón y Lidia? ¿Te ha servido de inspiración?  ¿Te gustaría contarme tu historia y tener fotos así con tu mascota?

Si te has quedado con ganas de ver más fotos de animales pásate por aquí. Si conoces casos similares, no tengas miedo, cuéntanoslo con un comentario.

Muchas gracias y hasta pronto.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

About the Author

Fotógrafa freelance y colaboradora de páginas de venta de fotografía de stock. Especializada en fotografía social, documental y de naturaleza.

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *